09 Ago 2018

En Gethenews nos gusta indagar en el funcionamiento del mundo de la información en esta complicada era digital. Y el asunto del Big Data es suficientemente importante para dedicarle otro artículo. Con ayuda de expertos en la materia hemos elaborado un complemento al primero en el que explicábamos sucintamente qué es. En este caso nos enfocamos en sus efectos en la vida diaria y los entresijos de este concepto que hace 20 años sonaba a ciencia ficción.

Calidad del dato

Como nos afecta big data

Para hablar sobre los efectos y uso del Big Data, toma gran importancia el concepto de calidad del dato (Data Quality) ya que, si los que tenemos son incongruentes o incompletos, poco podrá hacer el análisis posterior por muy buen algoritmo que lleve detrás. El tratamiento también es un factor importante para que todos respondan al mismo formato y poder compararlos o hacer operaciones para determinar KPI por ejemplo.

Debido a las nuevas tecnologías, la cantidad de datos que generamos y la cantidad de fuentes, no sirve sacar los datos de un solo sitio en concreto. Por ello, las soluciones Big Data beben de casi cualquier fuente de datos (BBDD, internet, radares, INE, Facebook, Twitter, los que generamos las propias personas o conexiones WiFi).
Y aquí es donde toma importancia la pregunta de:

¿En qué me afecta a mí?

Una de las principales fuentes de datos y análisis son las redes sociales. Al fin y al cabo, tienen la visión más “real” de cada uno de nosotros, ya que compartimos qué nos gusta, qué comemos, dónde viajamos, con quién nos relacionamos, etc. Toda esta información, permite a las empresas hacer estudios analizando lo que a cada una le interese en cada caso. Si creemos que por tener un usuario y contraseña para acceder a nuestra cuenta de Facebook ya es seguro y que todo lo que compartamos no va a salir de ahí, estamos bastante equivocados. Si no, ¿por qué la búsqueda que acabo de hacer en Google, viene Facebook y me sugiere algo relacionado a pesar de que en Facebook no he buscado nada al respecto?

Explotación de un  Big Data

Aún así, esta parte tiene más que ver con los análisis posteriores que con el Big Data como tal, que no tiene nada de especial más allá de la cantidad de datos que puede almacenar y cómo los procesa. Su uso fundamental es la explotación de un Big Data que requiere de diferentes técnicas de análisis descriptivo y predictivo. Al fin y al cabo, la clave está en la cantidad de datos a los que podemos acceder y por tanto mejores resultados obtener.

Entonces, ¿por qué tanto revuelo con esto del Big Data? Porque ha surgido una nueva necesidad debido a cómo generamos datos masivamente. Hemos dado vuelta por completo a lo que hasta hoy en día entendíamos como ‘almacén de datos’ y cómo funcionaba. En menos tiempo del que creemos, estos sistemas quedarán obsoletos y el que se resista a pasarse al Big Data, se quedará atrás en un mundo en el que las tecnologías y la forma de ver y entender las cosas cambian a diario y cada vez más rápido. Es necesario ir renovándose para no quedarse a la cola.

Aplicaciones básicas del Big Data

Todo esto traerá muchos beneficios, ya que tiene aplicación en prácticamente todos los ámbitos de la vida (pronósticos médicos con mayor precisión y rapidez que una persona física, detectar enfermedades mucho antes de lo que somos capaces ahora, mejorar la seguridad, prevenir ataques terroristas, estudiar la sostenibilidad del planeta, reducir pérdidas en una empresa, optimizar procesos, y prácticamente cualquier elemento susceptible de estudio). Pero mal usado, también es muy peligroso, ya que da pie a la manipulación de la gente, como ya está pasando con la publicidad dirigida. De todas formas, en mano de cada uno queda el sentido común, por lo que tendremos que estar muy atentos y ver cómo avanza.

Deja un comentario