04 Dic 2018

El Ayuntamiento de Iga Ryū (Japón), cuna de estos guerreros ninja, desmiente que haya escasez de luchadores y pide el cese de la avalancha mundial de peticiones.

Ninja, guerrero mítico de Japón

Ninja, grupo militar de mercenarios japones

No parece una mala oferta: sueldo de hasta 73.000 euros por interpretar a un ninja en la ciudad japonesa de Iga. El lugar, que disputa con otras villas del país asiático ser la cuna de estos afamados guerreros, sufre “escasez de ninjas”. O al menos es la noticia que ha transmitido un programa de radio estadounidense; con tal repercusión que ha saturado el Ayuntamiento de Iga con llamadas y mensajes de aspirantes a ninja procedentes de todo el mundo. La ciudad ya ha desmentido la información: “No hay escasez de ninjas”.

  • Confusión:

El origen de esta confusión nace en el reportaje Escasez de ninjas en Japón; que emitió la emisora de radio estadounidense NPR el pasado 16 de julio. En el audio, el cual no duró mas de 10 minutos, los locutores Vanek Smith y Sally Herships tratan sobre despoblación. Su propósito era relanzar un turismo en Iga (90.000 habitantes) basados en la atracción por estos carismáticos guerreros. 

Y la confusión llega tras la taxativa afirmación de Herships:

Hay escasez de ninjas en Iga”

A la cual su compañera, Vanek Smith, añade:

El alcalde Okamoto necesita personas que quieran trabajar en zonas rurales. Quiero decir, Iga está a horas de Tokio. Pero este trabajo tiene mucho que ofrecer. El sueldo es muy competitivo. Hoy en día, los actores ninja pueden ganar entre 23.000 y 85.000 dólares”

  • Aluvión de peticiones de información desde todo el mundo

Fuentes del Ayuntamiento aseguran que desde el pasado 16 de julio, cuando fue emitido el programa radiofónico sobre Iga; han recibido más de 115 peticiones de información de 14 países diferentes, entre ellos España y Estados Unidos, según ha publicado la agencia Kyodo.

Este es un caso bastante cómico de «Fake News«, pero no siempre es así. De hecho, este tipo de bulos son cada vez más habituales y no siempre tienen finales agradables.

Deja un comentario